Bélgica exhibe talento

lunes 18 junio, 2018

Bélgica exhibe talento

Alimentada por su incuestionable talento individual, Bélgica sorteó la sorpresa y despachó a la frágil Panamá, debutante en un Mundial y a una distancia sideral de un equipo de la entidad del de Roberto Martínez. Mertens y Lukaku amarraron la victoria que deja un poso de sensaciones contradictorias. Señalada como una de las favoritas, se dio un gustazo final con una goleada seguramente engañosa. A Bélgica le sobra calidad, pero anda falta de química colectiva. Panamá no pasa de ser un simple conjunto voluntarioso de muy poca sustancia futbolística.

La enorme superioridad individual de Bélgica se tradujo en un asedio soso e inútil en el primer tiempo. Fue un equipo desapasionado, de ritmo anodino, casi funcionarial. Mucho palique con el balón pero sin profundidad. Sólo el mandato de Kevin De Bruyne y los escarceos entre líneas de Hazard y Mertens interrumpieron la monotonía. Se empeñó en jugar por dentro y se olvidó de las alas, que tanto necesitaba ante un rival encerrado en su propio campo. A Carrasco se le vio de inicio y Meunier careció de volumen ofensivo. El goteo de semiocasiones fue constante, aunque Panamá nunca se sintió abrumada. Parapetada atrás, conservó su patrimonio intacto, únicamente puesto en duda por errores propios en la salida. Penedo sofocó las tímidas llegadas belgas.

A Panamá se le cayó el plan tras el descanso y a Bélgica, los miedos. Un fogonazo de Mertens, otra de las piezas más ingeniosas del bloque de Roberto Martínez, derribó la defensa numantina de los canaleros. El jugador del Nápoles es especialista en golazos. Contrariamente a lo esperado, la ventaja sentó peor a Bélgica que a Panamá. Murillo tuvo el empate justo después en una jugada que dejó en mal lugar a Carrasco y Vertonghen y elevó a Courtois. Apareció De Bruyne para acabar con la intriga. Se sacó de la chistera una asistencia estupenda y a Lukaku no se le escapó el gol. Con Panamá vencida, el mazo del delantero del Manchester United volvió a emerger tras una transición rápida bien llevada por Hazard. Fue una victoria de talento, pero no de confirmación. Bélgica está obligada a mejorar sus credenciales para dejar de ser la eterna aspirante y convertirse en candidata a todo.

Fuente: as.com